El Domingo: ¡Cómo vivirlo plenamente!


El beato Papa Juan Pablo II escribió - Dies Domini, sobre el día del Señor (el Domingo) -una carta que nos inspira, alienta y desafía.   En esta obra maestra espiritual, el Santo Padre expresa de manera clara y actualizada, los retos que se presentan al vivir el tercer mandamiento---"Santificarás las fiestas".   El gran Papa Juan Pablo II, lamenta la realidad de un mundo cada vez más secular, en donde el verdadero significado del domingo, el día del Señor y el día de descanso, se ha transformado radicalmente en un "fin de semana", pagano, secular y un escape materialista de la realidad, se ha convirtiendo en un día para escaparse de Dios.  Qué ironía, porque el centro del domingo es unión con Dios mismo.

Por consiguiente, se dará una explicación de lo que verdaderamente significa "Santificar las fiestas".  Aparte de acercarnos más a nuestro Padre amoroso, por Jesucristo su Hijo amado, con el poder del Espíritu Santo, el domingo debe ser el "Día de la familia". 


1.  ¡Lo primordial el día Domingo: La Santa Misa! 

¡El centro, el corazón, lo fundamental y la esencia de guardar el domingo es la Santa Misa!    Toda familia debería valorar y apreciar el Santo Sacrificio de la Misa como el punto central de su vida.  La Iglesia nos recuerda que al asistir a Misa, debemos participar plenamente, activamente, y conscientemente.  ¡Es indispensable asistir a Misa!  La asistencia a la iglesia ha disminuido drásticamente en los últimos años.  El momento culminante en la Santa Misa es la Eucaristía: que es el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, que se hace presente en el momento de la Consagración.   Al comulgar, nuestro corazón se transforma en ambos tabernáculo y en "Belén" (casa de pan).  Al recibir la Sagrada Comunión con fe, amor, devoción y ardiente fervor, cada miembro de la familia recibe un "¡transplante de corazón espiritual"!  ¿Cómo y por qué?  Por la sencilla razón que al comulgar recibimos a Cristo en su totalidad, y esto incluye lo más noble - ¡su Sagrado Corazón!  Lo que verdaderamente cimienta un amor auténtico en la familia y la fortalece, es ¡la Santa Misa y recibir la Comunión con fervor! 


2.   Tiempo para la familia: ¡De mesa a mesa! 

Después que la familia haya participado en el Sacrificio del Calvario y después de haberse alimentado con el pan de los ángeles, el Banquete Eucarístico, la familia debe compartir una comida --- ¡un almuerzo familiar!   Es importante alimentar nuestros cuerpos, ¡pero es más importante nutrir nuestra alma y fortalecer los lazos familiares con el diálogo!  La familia moderna sufre de una grave falta de comunicación.  Parece como si este cliché le afecta a todos: "¡No tengo tiempo!''  ¡Pero no es así!  No es tanto que no tengamos tiempo, ¡sino que nuestras prioridades están mal!  Después de Dios, ¡la familia debe tener prioridad!  Los esposos deben de pasar tiempo juntos; los padres pasar tiempo con sus hijos; igual de importante es que los hermanos tengan este tiempo para conversar, reír y disfrutar de la compañía del otro.  No es mala idea aprenderse uno que otro chiste para pasar un tiempo más ameno.  A menudo después de haber compartido una comida con familias o amigos al final digo, "¡la comida estuvo estupenda, pero la compañía mucho mejor!"  Estudios demuestran una gran diferencia entre los adolescentes que comparten el tiempo de alimentos con sus padres, con los que no.  ¡He aquí algunas de las estadísticas!  Adolescentes que no comen o tienen contacto con la familia tienen bajas calificaciones; tienen problemas con la bebida y las drogas, en el ámbito deportivo no sobresalen, sufren de depresión ¡y la depresión a veces conduce al suicidio!  En resumidas cuentas, la familia debe tomarse el tiempo para compartir los alimentos y disfrutar de mutuamente de su compañía, como el gran regalo de Dios que son!  Otra sugerencia concreta para disfrutar plenamente de las comidas familiares es: ¡Apagar todo aparato electrónico!  Esto significa: no televisión, no radio, no internet, no celulares, no I-PAD, no Kindle, no I- POD... ¡ninguno de estos, por favor!!!  Porque de lo contrario, cada uno de los cinco miembros de la familia incluyendo la mascota "Zorro", estarán sentados alrededor de la mesa pero cada uno estará envuelto, ¡absorto en su propio mundo!  Y esto es una forma pésima de forjar vínculos familiares.  El diálogo es más fructífero cuando hay silencio, atención, amor y un deseo de entrega mutua.  ¡Pero será imposible si el mundo electrónico lleva la delantera!
3. ¡Tiempo de jugar juntos!

Lo que sigue en la lista de actividades para el ''domingo, día de la familia" es jugar juntos y disfrutar mutuamente de la compañía de su familia.  Es tan común hoy en día que los padres traten de ganarse el afecto de sus hijos de manera fácil y artificial, comprándoles "cosas''.  No tiene nada de malo comprar y regalar cosas.  Sin embargo, esto nunca debe reemplazar el cariño, cálido contacto que todo niño y adolescente necesita!  Recordando mi niñez, algunos de los momentos más preciosos y entrañables en mi vida fueron, ¡los menos costosos!  El contacto humano entre padre/madre e hijo nunca se puede sustituir comprando algún aparato electrónico para el niño!   ¡Gratos recuerdos de la infancia!  Montado a caballito, el avión humano (papá con ambos brazos dándome vueltas), jugando lucha libre en la tierra, jugando a la carretilla por el pasto recién cortado, o jugando vencidas para ver quién es más fuerte --- ¡estos fueron algunos de los momentos más alegres y memorables de mi infancia y lo que ayudó a formar en mi una formación humana íntegra!   Por qué no ir a un día de campo y tener un pic-nic.  No se le olvide traer el equipo deportivo!  ¿Cómo, equipo deportivo?  Sí, el equipo de deportes!  Un par de discos voladores, un balón de voleibol, un bate y una bola, una bola de fútbol y cualquier otro equipo deportivo para jugar, para la unión y alegría familiar!  ¡El domingo es un día de alegría!  Cualquier escritor espiritual le advertirá---especialmente san Francisco de Sales, que después de pecado, nuestro peor enemigo es la tristeza!  Frecuentemente, nuestros pecados son presididos por un estado de desolación, ¡y la tristeza es parte de la desolación!  (Reglas de discernimiento, san Ignacio). Juegos familiares, deportes familiares, actividades familiares, reuniones familiares - todo se resume en diversión familiar.  Padres decídanse ahora mismo, porque de lo contrario, ¡será demasiado tarde! 

4.   María;  ¡Madre de Dios, Madre de la Iglesia y Madre nuestra!

 Un último ingrediente para establecer fuertes lazos familias en la alegría del Señor: Rezar el Rosario en familia.  Recuerde las palabras del P. Patrick Peyton: "La familia que reza unida permanece unida".  Haga tiempo, busque un lugar y tenga buena voluntad y ¡empiece!  Deje que papá empiece el Rosario y luego deje que cada miembro de la la familia dirija una década — si tienen edad suficiente.  Tenga un santuario familiar con la imagen de Jesús y María, una canasta con rosarios, una veladora encendida y empiece a rezar.  En quince minutos se reza el Rosario y la Santísima Virgen bendice a la familia desde el cielo!  Amigos, "¡Alegrémosnos en el Señor con nuestras familias!"  Primero con el Señor en la Santa Misa y la Comunión, y luego con la familia, tiempo de diversión y alegría en el Señor!