EXAMEN DE CONCIENCIA CUARESMAL.



Aceptemos el reto, ¡vivamos las virtudes necesarias para avanzar en el camino de la conversión - dejemos el camino del pecado para vivir en el amor de Dios!  Hagámonos estas preguntas, y examinemos nuestra vida con sinceridad, honestidad y humildad porque al hacerlo, seremos motivados a la conversión.

1.  MISERICORDIA.  Dios es lento a la ira y grande en misericordia y perdón.  Y usted, ¿es lento a la ira y grande en misericordia?  O acaso es ¿rápido a la ira y lento en misericordia?

2.  TEMPLANZA.  ¿Qué come usted, lo que le gusta o lo que es saludable para su cuerpo?  El cuerpo es templo del Espíritu Santo, ¡es sagrario del Dios vivo!  ¿Come para vivir, o vive para comer?

3.  DILIGENCIA.  En cuanto suena el despertador, salta usted de la cama para hacer su ofrecimiento de la mañana o ¿apaga el despertador y se queda más tiempo en cama?

4.  PUREZA.  ¿Entretiene usted malos pensamientos, o los malos pensamientos lo entretienen a usted?

5.  CARIDAD.  ¿Espera usted que le sirvan o está usted pendiente de servir a otros?

6.  GOZO.  ¿Se alegra usted en el Señor y en el Espíritu Santo o tiene usted siempre algo de qué quejarse?

7.  PACIENCIA.  ¿Es usted la paciencia andando o quiere usted las cosas a su modo, a su conveniencia y a su manera?  Es ésta su oración - ''Señor dame paciencia y ¡dámela ahora!

8.  OBEDIENCIA.  ¿Está usted pronto para hacer la voluntad de Dios, según Su legítima autoridad que es la Iglesia, o está usted siempre a la defensiva defendiendo sus ''preciados derechos inviolables''?

9.  MORTIFICACIÓN.  ¿Está usted listo y dispuesto para negarse a si mismo, tomar su cruz y seguir a Cristo o busca usted siempre lo más cómodo, lo más fácil?

10.  MANSEDUMBRE.  ¿Trata usted de imitar al Maestro que es manso y humilde de corazón, o es usted brusco, cortante, tajante, exigente con su prójimo?



11.  FE.  ¿Es usted un hombre o mujer de fe (una fe que mueve montañas) o es usted una persona cuya fe va y viene o cambia como el clima?

12.  CONFIANZA.  ¿Confía usted en el Señor como su roca y fortaleza o sigue usted el camino voluble del sentimentalismo y las emociones?

13.  CARIDAD.  ¿Ama usted a Dios con todo su corazón, con toda su mente, con toda su alma o deja usted que le esclavice y domine el egoísmo?

14.  ESPERANZA.  ¿Su esperanza está siempre en Dios o se entrega usted a la desesperanza cuando llegan las pruebas?



15.  FORTALEZA.  ¿Deja usted que sus sufrimientos y sus cruces le aplasten o acepta cargar su cruz con Cristo hacia el Calvario que lleva a la gloria de la resurrección?

16.  EL CIELO.  ¿Tiene usted fija la mirada en las cosas terrenales y valores mundanos o tiene usted su mente, corazón y alma fija en el cielo?

17.  AYUDA.  ¿Está usted presto para ayudar - especialmente en casa y con su familia - o siempre busca usted quién le ayude a usted?

18.  ORACIÓN.  ¿La oración es la respiración de su alma, el aliento de su ser, o acaso su vida de oración es mediocre y va en declive como el sol que baja?

19.  CONOCIMIENTO.  ¿Es su vida un constante anhelo de conocer y amar más a Dios?  ¿O acaso su conocimiento de Dios se ha estancado, se ha vuelto insípido o se ha adormecido?

20.  PRIORIDADES - PRINCIPIO Y FUNDAMENTO.  ¿Es Dios el Principio y Fundamento de su existencia?  ¿Ocupa Dios el primer lugar en su jerarquía de valores y prioridades?



21.  PERDÓN.  ¿Perdona usted siempre y en todo momento o consiente resentimientos?  Quizás sea por esto que su alma está intranquila.

22.  HAMBRE.  Jesús dijo que el hombre no vive solo de pan, sino de toda palabra que viene de la boca de Dios.  ¿De qué tiene usted hambre?  Tiene hambre de poder, placer, prestigio y vanidades?  ¿Se coloca usted mismo en primer lugar?  ¿O tiene usted hambre y sed de Dios?  ''¡Busca primero el reino de Dios y Su justicia divina y todo lo demás se te dará por añadidura!''

23.  SUFRIMIENTO.  ¿Se queja usted del sufrimiento, o es esa la causa de su coraje y amargura?  ¿O une usted su sufrimiento a la pasión de Cristo para que su sufrimiento le santifique?  ¿Deja usted que su sufrimiento le haga una persona mejor y simplemente le deje un amargo rencor?

24.  JESÚS.  ¿Jesús es su principio y su fin, su alpha y su omega, su Camino, su Verdad y su Vida, su Luz, su sostén, el por qué de su vida?  O tiene usted dioses e ídolos falsos - el dinero, el placer, la pornografía, la bebida, las drogas, las vanidades, el prestigio, el juego, la televisión, el internet, o deja usted que las redes sociales rijan su vida y sean sus dioses en lugar del verdadero Dios?  Haga un serio examen de conciencia.



25.  MARÍA.  ¿Espiritualmente es usted huérfano?  ¿Se ha distanciado usted de María Santísima, la ha ausentado usted de su vida?  ¿O es María su vida, su dulzura y su esperanza?  ¿Deja usted que María sea su madre y que rija toda su vida, sus gozos, sus tristezas, sus éxitos, sus fracasos y aun en los tiempos de tentaciones?

EXAMEN DE CONCIENCIA.  Pase un tiempo en silencio ante la presencia real de Jesús Sacramentado o en el silencio de su habitación, entre al interior de su corazón y examine su vida y hágase usted estas preguntas.  

A pesar de nuestras faltas, la misericordia de Dios siempre transciende nuestra culpa.  San Pablo, el apóstol de los gentiles nos señala:  ''Donde abunda el pecado, sobreabunda la misericordia de Dios.''  Jesús dijo a santa Faustina que su más grande atributo es su Divina Misericordia.  El pecador más grande puede llegar a ser el santo más grande si tan solo CONFÍA, CONFÍA, CONFÍA en la misericordia de Dios!  ¡JESÚS EN TÍ CONFÍO!