LOS MISTERIOS GOZOSOS DEL SANTO ROSARIO


El objetivo principal de esta reflexión es presentarle a usted, estimado lector, puntos para que su meditación o contemplación de los Misterios Gozosos sea fructífera.  En el sublime misterio de la Anunciación y la Encarnación del Hijo de Dios, el arcángel Gabriel anuncia a María el nacimiento de Jesús y por el generoso “SÍ” y entrega de María, “el Verbo de Dios se hizo carne, y habitó entre nosotros.” (Jn 1,14)

1.  ¿EN QUÉ PARTE DE LA BIBLIA ENCONTRAMOS ESTE MISTERIO?  El Santo Rosario está basado en la Biblia totalmente.  El primer misterio - La Anunciación - se encuentra en el Evangelio de san Lucas, capítulo 1, versículos del 26 al 38 y se sugiere que se rece los lunes y sábados.

2.  ¿QUÉ FRUTO DEBERÍAMOS PEDIR EN ESTE MISTERIO?  Deberíamos pedir el fruto de la HUMILDAD de corazón, mente y alma.

3.  ¿QUÉ GRACIA PEDIMOS?   San Juan Pablo II dijo que pidamos la gracia de contemplar el ROSTRO de Cristo con los ojos y corazón de María.  "María guardaba todo en su Inmaculado Corazón."

4.  LA INMACULADA CONCEPCIÓN.  María es la Inmaculada Concepción.  San Maximiliano Kolbe la llama “La Inmaculada”

 5.  GOZO (LOS MISTERIOS GOZOSOS).  Cuando rece los Misterios Gozosos, implore a Dios que le de intensísimo GOZO.  El Papa Francisco en su Exhortación Apostólica – El Gozo del Evangelio - insiste en que estemos gozosos.

6.  LA FELICIDAD.  En el corazón del hombre hay un deseo inmenso de felicidad.  ¿Por qué vemos tanta tristeza en el rostro y corazón del hombre?  Porque el hombre busca la felicidad en donde no se encuentra.  El hombre busca ser feliz con el vino y el casino.  Había una vez un pastor Protestante que decía: “Tiraré todo el vino y la cerveza en el río.”  Y al cantor del coro se le ocurió una idea genial, para el canto de despedida cantó “¡Vayamos al río jubilosos!” . 

7.  DIGAMOS “NO” AL PECADO…el pecado nos roba la paz.  La Virgen María es la Inmaculada Concepción, ella es la purísima.  Al acercarnos a ella, nos distanciamos del pecado; el pecado es una rebelión contra Dios, la desviación del camino del cielo.

8.  DIGAMOS “SÍ” A DIOS.  Si decimos "sí" a Dios, experimentaremos el verdadero gozoso.  Los santos son ejemplo vivo del verdadero gozo.  Jacques Phillipe desarrolla este tema en su libro y nos cuenta del inmenso gozo que experimentó en una ocasión porque pasó a la capilla para visitar a Jesús por un momento después de haber recibido una inspiración de hacerlo, y haber dicho "sí" a Jesús.

9.  EL ARCANGEL GABRIEL.  ¡Imagine y contemple la maravillosa anunciación del Arcangel Gabriel a la Virgen María!  Este suceso compone la primera parte del Ave María.  El arcangel Gabriel es patrón de los medios de comunicación, su nombre significa “Poder de Dios”.   Pidámosle que nos enseñe a comunicar la verdad con amor. (Beato Papa Pablo VI).

10.  LA ANUNCIACIÓN.  La Anunciación es el anuncio de las buenas nuevas a María que ella va a dar a luz un hijo.  ¡El primer Misterio del Santo Rosario es la Anunciación!

11.  PUREZA CELESTIAL Y JUVENTUD DE MARÍA.   María es una doncella muy joven y pura.  En éste misterio, pidamos por nuestros niños y jóvenes, para que en imitación de María, conserven su pureza o si la han perdido, que la recuperen.

12.  EL SILENCIO DE MARÍA.  Su silencio nos enseña la importancia de la oración y el silencio en la oración.  Recordemos a Elías en la montaña que encontró a Dios en la suave brisa.  Otro ejemplo:  El Papa Benedicto XVI en su visita a un seminario en Nueva York dijo que los jóvenes están rodeados de un exceso de ruidos.   Para escuchar la Palabra de Dios como lo hizo María, necesitamos el silencio.

13.  MARÍA PREGUNTA…. ¿Cómo sucederá porque no conozco varón?  María había hecho un voto de perpetua virginidad – una solemne promesa – y no quería faltar a su promesa.  Imploremos a Dios que nos conceda la gracia de ser fieles a nuestra palabra como lo fue María.

14.  VIRGINIDAD.  María quiso entregar a Dios todo su ser.

15.  LA SEÑAL.  Dios, por medio del angel, le da una señal, un milagro; su prima, que estaba de avanzada edad, estaba en su sexto mes de embarazo.  Dios obra prodigios en todos los tiempos y todo lugar según sea su santa voluntad. 

16.  PARA DIOS NO HAY IMPOSIBLES.  ¡Confiemos en Dios!  Dios puede realizer los milagros más grandes en todos los tiempos. ¡Que verdad tan grande!  En Lourdes, donde se celebra con tanta continuidad la procesión Eucarística, se realizan continuamente los milagros más grandes.  Roguemos a Dios que realize milagros en nosotros, especialmente milagros de GRACIAS.

17.  LA CONCEPCIÓN VIRGINAL.  No confundamos la Inmaculada Concepción de María con la CONCEPCIÓN VIRGINAL de Jesús.  La concepción virginal de Jesús significa que Él fue concebido en el seno de la Virgen María sólo por el poder del Espiritu Santo.  Por su unión íntima con la Santísima Trinidad, con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, María nos puede alcanzar eminentísimas gracias.

18. LAS DOS CORONAS DE MARÍA:  LA MATERNIDAD DIVINA Y LA VIRGINIDAD PERPETUA. La virginidad perpetua de María es un milagro obrado por Dios y un privilegio concedido e íntimamente ligado al de la maternidad divina.  Leemos en la vida de los santos, que Nuestra Señora se le apareció a san Maximiliano Kolbe cuando él era niño, ella tenía en sus manos 2 coronas, y el aceptó ambas.  La primera la corona de la pureza y la segunda la corona del martirio!

19.  EL “FIAT” DE MARÍA.  Ella dijo “sí” a Dios: hágase en mí según su voluntad.  Digamos “sí” a Dios, hagamos su santísima voluntad, alejémonos del pecado, porque solo así experiemntaremos el verdadero gozo y la libertad de los hijos e hijas de Dios.    

20.  EL ESPÍRITU SANTO DESCIENDE SOBRE MARÍA.  Imagine el momento más sublime en que Jesús, el Hijo de Dios, desciende del cielo a la tierra y se encarna en el purisimo vientre de María!

21.  LA ENCARNACIÓN.  La Encarnación del Hijo de Dios es el momento más grande en la historia de la humanidad – el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros. (Jn 1,14 – Prólogo)

22.  LA VIRGEN MARÍA Y LA SANTA COMUNIÓN.  San Juan Pablo II hace este paralelo entre el “sí” de María en la Anunciacion y nuestro “amen” al recibir la santa Comunión; al recibir la santa Comunión, recibimos a Jesús en nuestra alma y en lo más profundo de nuestro corazón.  María Santísima nos puede ayudar a hacer mejores comuniones.

23.  LAS APARICIONES MARIANAS.  En todas las apariciones marianas, nuestra Madre Santísima ha pedido un temple para que Jesús venga por medio de los Sacramentos, y de forma singular, en la santa Misa y en la santa Comunión.

24.  LOS SANTUARIOS MARIANOS.  San Juan Pablo II decía que los santuarios Marianos son clínicas espirituales porque al recibir los Sacramentos, somos sanados, alimentados y reconciliados con Dios.


25.  LA SALVACIÓN. Dará a luz un hijo, y tu le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.   “María, te damos gracias port u fe, que con tu “sí” el Hijo de Dios vino al mundo por la salvación de nuestra alma.  Todos los hombres han sido comprados por este precio infinito, por la sangre del Hijo de Dios; consideremos el infinito valor de nuestra alma!